XI Marcha de la Diversidad Sexual. Guadalajara, Jalisco.

Si, de nuevo la bandera gay ondeó por las calles de Guadalajara. De nuevo la música, los colores, las parejas tomadas de la mano, besos y abrazos sin miedo a la policía. Los colores del arcoiris llenando cada espacio por donde la Marcha iba pasando, la gente a la expectativa de los travestis y drag queens más audaces, el carro alegórico mejor hecho. Encontrarse con los amigos, con la alegría de muchos y el desconcierto de otros. De nuevo, por octavo año consecutivo, la Marcha Gay de Guadalajara.

Y sin embargo, queda el vacío del verdadero motivo de la Marcha Gay: en el clóset se quedaron los gritos contra la homofobia, el respeto a los derechos humanos, la igualdad de derechos en materia de seguridad social, el reclamo a los crimenes de odio; y aun el tema central de la Marcha estuvo ausente: nunca escuché nada a favor de las sociedades de convivencia en Jalisco. Nada. Sío, eso si, la Marcha contó con muchos patrocinadores, y la gente conoció, una vez más, que hay muchos bares y antros de ambiente en Guadalajara, páginas de internet, lugares de encuentros... ¿y qué onda con la reivindicación social?

Imposible dejar de reconocer los avances alcanzados. Hace ocho años, el rechazo a la Marcha -Marcha, no desfile- era más evidente. Medios de comunicación hacían eco, más a las voces en contra que a las que gritaban a favor. Y las figuras públicas de siempre hacian gala de su educación de avanzada, de su madurez, llamando a no permitir que semejante espectáclo denigrante fuera a pervertir a los nobles habitantes de Guadalajara. Hoy, esas voces han dado paso a la discusión, a una nueva forma de ver las cosas, poco a poco comprendida por aquellos que, ante la ignorancia, temían.

Ante lo ganado, no se puede retroceder. No se debe perder ese sentido original, sin dejar de lado el aspecto festivo de la Marcha. No hay que perder el equilibrio entre el aspecto comercial y el espíritu de la Marcha, surgido del movimiento de Stonewall, hace ya casi 38 años.

Por lo demás, felicidades a todos: organizadores, participantes, público. Felicidades Guadalajara.