¡...y se acabó!

Vaya semana la que está por terminar. Iniciando por la tremenda resaca que me atacó el domingo, después de mi festejo de cumpleaños, hasta el estar todos los días metido en la redacción de un informe final para poder decir que, ahora si, ya se terminó la carrera Claro, sin tomar en cuenta la conclusión del servicio social, la titulación y demás trámites... Aún así, se siente raro y especial terminar el ciclo de cinco años, y más por la forma tan rara en que se está dando.

La pregunta obligada es "¿qué sigue"?, pero no es algo que me inquiete de momento, y prefiero no pensar en ello en estos días, en que quiero aprovechar para despejar la mente de todo lo que significó este semestre para mi. Pacientes, expedientes, historías clínicas... Sin dejar de lado los intentos de tener un festejo de graduación que, creo, merecido me lo tengo.