Hola Paulina...


Me dió el gran gusto reencontrarte asi, serena, alejada ya de aquella niña que conocí en la Universidad y dejé de ver hace apenas tan pocos meses que se cuentan con los dedos de una man; y que ahora se ha transformado en la mujer que vi hoy.

Y mientras te escuchaba hablar, te veía y me veía en ti reflejado y me daba cuenta que también cambié yo, y que ya tampoco soy para ti esa persona a quien conociste.

Te deseo lo mejor, para ti, y para esa familia que está a punto de crecer y consolidarse...