Buenas noticias

Ayer fue intervenida quirúrgicamente mi mamá de su problema vesicular, y afortunadamente todo salió muy bien. Despues de varias semanas de incertidumbre, al fin podremos dar vuelta a la página amarga que significó su enfermedad, logrando dar un final feliz a este capítulo, uno de los tres grandes pendientes que tenía en este momento en particular de mi vida. Me quedan dos... todo a su momento, debo aprender a tener paciencia, algo que no se me da muy bien.
Y bueno, fiel a mi costumbre, y a pesar de que está prohibido ingresé al área de hospital con mi cámara, y estando en la visita con mi mamá, logré acceder a las escaleras externas del edificio del Hospital Civil -lo cual tampoco es permitido-, y desde el décimo piso del me hice de unas tomas de la ciudad de Guadalajara que reflejan la grandiosa vista que tenía desde ese punto, casi al centro de la ciudad. Fue emocionante abarcar, con una sola mirada, tantos lugares a la vez, pasando del Estadio Jalisco al Centro Histórico, de las torres de la Catedral a la Plaza Tapatía, del Cerro del Cuatro al Templo Expiatorio, en cuestión de segundos, y sólo por mencionar algunos de los tantos lugares de esta gran ciudad.
Fue asi pues la de ayer una visita relámpago a Guadalajara, la cual me dejó satisfecho tan sólo por ver el gusto que le dio a mi mamá mi inesperada visita, ver su pronta recuperación y su buen humor tan sólo horas despues de la intervención; un día que por claros motivos no será fácil de olvidar, y que quedó registrado para siempre con estás imágenes, testigos de la emoción que sentí en esos momentos.

Ve la serie completa presionando aquí.