2008 suena tremendo

¡ Ya empezó !. Y la incógnita que mantuve hasta pocas horas antes del final del 2007 se despejó finalmente, y recibí el año con mi familia, mi mamá, mis hermanos y tíos, y lo pasamos bien, bebimos sidra, comimos uvas, hubo abrazos, buenos deseos, cena, regalos; recibí el año estrenando y, en pocas palabras, fue una buena elección pasar el año aqui, con mi gente. Luego, cuando la fiesta terminó ahi, me pasé a la de mis compañeros de trabajo, donde le seguí hasta las cuatro horas de iniciado el año, pues ya el sueño me estaba ganando...