Iniciando año

Ya se acabó la primer semana completa del año, ya de nuevo inmerso en la rutina cotidiana (dudé mucho en este concepto... me suena a pleonasmo... pero pues fue mi idea primaria, asi que quede). De vuelta al trabajo, al ir y venir. Aunque, puntualizando, en mi trabajo las cosas ya no son igual. Con la compra de Gigante por parte de Soriana, mi rutina cotidiana si se ha visto afectada. Era de esperarse, si Gigante ya no es competencia, era ya un tanto absurdo que siguiera realizando el chequeo de competencia con una tienda que ya no es competencia, ahora si que tú y yo somos uno mismo. Asi que ya no regresé a Gigante., y ya me hacen falta mis salidas todas las mañanas de la tienda... ahora, comprar el periódico me sale un peso más caro, pues en todo Ciudad Guzmán solamente en Farmacias Guadalajara vale $7.00, su precio indicado en la primera plana, en el resto vale $8.00. Eso entre otras ventajas de salir a diario al chequeo de competencia. Por otro lado, inicié el año de apoyo en el área de panadería decorando las roscas para el Día de Reyes, lo cual significó aprender cosas nuevas que, definitivamente, no sabía de los panes y los pasteles. Pero ni asi me quedaron ganas de volver, y es que soy tan obsesivo que no podía estar tranquilo viendo tanto atasque de cremas, dulce, harinas y demás cosas normales en una panadería... no, eso no es para mi.

Retomando la idea inicial, ahora que Soriana ha asumido el control de las operaciones de Gigante, no quise quedarme con las ganas de ir el mismísimo 1ro de Enero a Gigante a ver que veia de diferente... como si fuera a mutar la tienda por arte de magia, jajaja. Y bueno, el caso es que fui a comprar mi leche hasta allá solo por ver los nuevos tickets con el nombre de Gigante y la leyenda de Soriana impresa en ellos. En realidad, aparte de los tickets, la diferencia fue que del techo colgaban unos anuncios donde dejaban claro al público quien manda ahora. A 12 días de eso, parece que la integración avanza de forma positiva.

Así las cosas, nada relevante ha ocurrido en estos últimos días. Iniciando el año, el clima invernal se dejó sentir como no lo hizo en todo el mes de diciembre, pero fue cuestión de pocos días, de nuevo, a mi parecer, estamos viviendo un invierno benévolo. Ojalá la primavera tambien sea buenita y no nos vaya a azotar con los calores que sabe.
Para despedirme, dejo aqui constancia de mi visita a Gigante en estos primeros días.