¡Y todos miraba!

Me fui a la presentación de Gloria Trevi en el Megapalenque de las fiestas de Villa de Álvarez, en Colima. Fue anoche, y estuvo de locura. Las largas horas de espera en la fila y observando las peleas de gallos valieron la pena, y las dos horas en que Gloria estuvo cantando no dejé de gritar todas las canciones, la garganta aun lo resiente.
Toda la primera parte de las peleas de gallos y demás, aunque en un primer momento me parecían divertidas, llegó un momento en el que me parecian de lo más aburridas, y en realidad no les encontré ningun sentido. Se que hay gente que se fanatiza por ellas, y que en las apuestas se mueve mucho dinero, pero ps yo paso. Era más divertido ver quien iba llegando, y es que, sobra decirlo, el palenque estaba lleno de niñas que iban a ver a la Trevi. Otra cosa que no me gustó fue que, a mi gusto, todo lo que vendían dentro del palenque estaba excesivamente caro: una bolsa de Sabritas endaba en 40 pesos, y una de cacahuates en los 25, una coca cola de lata rondaba los 20 pesos, la cajetilla de cigarros 50 pesos y, lo que más me interesaba, la lata de cerveza, 25 pesos, poco más de tres veecs su precio normal. Por eso es que, y no es que sea codo, comenzé a beber hasta despues de las 22 horas. Las peleas de gallos comenzaron a las 21 horas, y Gloria comenzó su show hasta pasadas las 01 horas del domingo. Pero, repito, todo valió la pena, pues el show estuvo muy rico.
En las casi dos horas que cantó, dió un repaso general a todos sus éxitos, pasando por El último beso, Dr. Psiquiatra, Tu ángel de la guarda, Me siento tan sola, Los borregos, El Recuento de los daños, Zapatos viejos, Pelo suelto, El ingrato, Sufran con lo que yo gozo, Mañana, Todos me miran, Psicofonías, Una rosa blu, 5 minutos, Pruébamelo... y claro, entre todos los asistentes le cantamos a Gloria Las Mañanitas, el viernes había cumplido sus 40 años.
Independiente de todo el antecedente de su escándalo, uno de los más grandes en la historia de la farándula nacional, sus canciones forman parte de mi soundtrack de vida -para no ir tan lejos, su nuevo cd fue acompañante de los amaneceres postcallejon de octubre-, y estar ahi fue un gran, gran gusto.
Lo peor: y peorsísimo... tenía entendido que no se permitía el paso de cámaras. Incluso llamé al lugar donde vendían los boletos para confirmar el dato, y me dijeron que efectivamente, las cámaras no podían ingresar. Asi que me fui sin cámara. Y claro, ya en el evento, las cámaras pasaron sin nigun problema; asi que lo único que llevaba era mi celular, y bueno, no toma precisamente las mejores imágenes... esa es la razón por la que en esta ocasión quedaré a deber las imagenes, aunque aun espero que un amigo me pase las fotos que tomó con su cel pueda subirlas próximamente.
Así mero fue la noche de anoche.