Destilando amor

Ha de ser el calor, la época, no se... el caso aquí es que ahora me ha dado por hacer la remembranza de la telenovela que hace un año se logro colar al inconsciente colectivo y que, en lo particular, a pesar de no haber estado siguiéndola fielmente, si logra sacarme una sonrisa acordarme de La Gaviota...
Con los antecedentes de ser un remake de "Café con Aroma de mujer", y de la misma autoría de Fernando Gaitán, autor de "Yo soy Betty, la Fea", "Destilando amor" inició transmisiones el lunes 22 de Enero de 2007. Y a pesar de se una historia ya conocida (En México, años atrás TV Azteca había creado su propia versión, "Cuando seas mía"), el rating desde el inicio fue sobresaliente, y asi siguió hasta su final, el cual se dió el domingo 16 de Septiembre, en pleno feriado por la Fiesta de la Independencia de México.
Tal vez movido por el morbo de las comparaciones, o por el éxito de las anteriores versiones, comenzé a engancharme a la historia, la cual dejé a las pocas semanas porque el 'humor involuntario' de Rodrigo, La gaviota y demás personajes me parecía chocante y hasta fingido. Pero fue imposible desengancharse, no había día que no escuchara a alguien platicar de La Gaviota y, de cierta forma, el morbo de seguir comparandola con las anteriores versiones me hizo mantenerme cerca de la historia. Como dato curioso, "Destilando amor" fue el único motivo que me hizo encender la televisión en Puerto Vallarta (aparte de las noticias del sismo del 13 de Abril). Poco despues, y tomando de pretexto que era lo que había en la televisión cuando llegaba, seguía irregularmente la repetición de la versión de TV Azteca, la cual transmitián a eso de las 14:00 horas, saltando pues de Denisse Merker a La Paloma, clon de La Gaviota en la televisora de Ricardo Salinas.
Como sea, con sus escenas chocantes, su 'humor involuntario', la sobreactuación del personaje de Rodrigo Montalvo, las exageraciones de La Gaviota y, sobre todo, ese estribillo que ya quedó para la posteridad y que es difícil de olvidar... a veces siento que se extraña a La Gaviota en la pantalla...
Si, tal vez sea el calor y ese sea el pretexto por el que ahora escribo sobre una telenovela... pero hay cosas que de repente se añoran y te traen buenos recuerdos, y La Gaviota es una de ellas.