Paradero

Sueño... que en un vacío voy cayendo
Giro... y mi destino es un misterio
Sé que hay algo más y no logro descifrarlo.
Vuelo, entre las sombras y me pierdo
Caigo, en otro sueño y me despierto
De esta soledad y el camino se hace largo
Me equivoqué... mi cielo hoy tiene un tono un poco gris...
Lo cambiaré... primero está mi voluntad.
Mónica Naranjo "Revolución"

Vaya, despues de todo lo ocurrido, estoy, de nuevo, enfrentado a mí mismo, con mis miedos, con mis sueños, con mi realidad. El Destino ha dispuesto todo para que sea asi: incierto futuro laboral, conflictos familiares, decepciones personales, y en medio estoy yo, traicionando una vez más mis más legítimos deseos, de nuevo confundido por haber soltado la rienda que creía firme. Eso si, sin miedo, pues aunque parece todo una repetición no lo es, es todo nuevo, se parece tanto pero diferente...
En serio, me siento como un estúpido, o sea, ya mis neuronas se levantaron en huelga y se niegan a pensar sobre las cosas que pasan, ya han pensado mucho sobre lo mismo y están enojadas de la brutalidad (de bruto, no de violencia) con que actúe. Tan fácil como que en este momento no tendría yo por qué estar escribiendo aqui, sentando, en mi habitación... no hoy... mañana si, el lunes, cualquier otro día, y escribiendo sobre la satisfación de haber hecho lo que tenia tan planeado, y no estar aqui destilando amargura. En serio, la atasqué de nuevo y bien atascada, bien regada la cosa. ¡Ah bestia!
Vaya conjuro el que vino a explotarme en la cara, toda la semana estuvo llena de señales que fueron envolviéndome, amarrándome, hasta llegar a esto, y yo que no hice nada por correr cuando era tiempo, por evitar que me reventara la puta realidad (Mónica Naranjo dixit)... los rumores anunciando movimientos en contra en el trabajo, la demanda que llega, el frustrado viaje a Gdl, la puñalada tras el abrazo, el fino nudo que se fue tejiendo hasta ahorcarme hace pocas horas... y heme aqui, desahogando, intentando deshebrar, entender, rearmar por qué chingados estoy aquí, justo ahora... ¿qué viene, qué debo de hacer?
Si me queda clara una cosa: podrá haber mil confabulaciones, pero quien decide quien les abra la puerta o no soy yo, spolo yo y simplemente yo...
Huir no, escapar no, volar si...