Coincidencias

Me gustan las coincidencias, esa suma momentánea de pequeños detalles que, juntos, son capaces de torcer la brújula de tu día, o hasta toda una vida... separados, tal vez terminarían por ser tan intrascendentes. Pero asi juntos, en el lugar y en el tiempo, en lo que me rodea, y yo ahí, hacen surgir de la nada una magia o un desencuentro, que bien o mal -y todos al final siempre para bien-, te dejan huella.
Hoy, un jueves que estaba programado para ser un ajetreado en el trabajo, con ligeros planes vespertinos. Salgo de casa, y no me decido en qué escoger para escuchar en mi reproductor portátil, y termino eligiendo una melodía de Bebu Silvetti, tan larga, que se terminó hasta que ya había cumplido su misión de ser el fondo musical para esta mañana de primavera en que temblé...
Nota al pie: (La canción NO era México de noche).