En Guadalajara

Vaya que tuve que sortear obstáculos para este viaje, desde el cambio de fechas gracias a los inventarios de Soriana, hasta la casi cancelación por quedarme sin recursos y, hasta hace menos de 24 horas, enfermarme al grado de llegar a tener fiebre. Pero ya todo queda en la anécdota, y ahora mismo escribo desde el centro de Guadalajara, a horas de salir a Puerto Vallarta. Estoy feliz, y a la vez triste, dejo en Zapotlán gente que voy a extrañar. Aunque en realidad no deberia estar triste, pues eso significa que hay gente que me quiero y me quiere. Eso es mas importante que muchos viajes a Vallarta :)