Ya me voy

Creo que es lo último que escribiré por un rato desde Puerto Vallarta. Ya estoy en la recepción del hotel, rodeado de maletas (llegué con dos y me voy con tres), esperando el bus para regresar a Guadalajara y ponerle punto final a este sueño llamada Vallarta.

...y los compañeros de viaje siguen llegando, y las maletas se acumulan, el sol va cayendo, la noche se acerca, las despedidas y los adioses... jajajajaja. Bueno, conociéndome como me conozco, es bueno que la bipolaridad no me haya llegado aun y no haya entrado aun a la depresión post vacacional, tan típica y normal en estos episodios de vacación.

Y las fotos listas para editarse, los vídeos de las eternas tormentas vespertinas -excepto hoy que nos vamos-, la crónica del viaje desde que salí de casas hasta que, no se cuando aun, regrese a Zapotlán, los litros de cerveza que viajan conmigo, mi recién adquirido nuevo tono de piel, shalala shalala.
Ya me voy, adiós a Vallarta. O mejor dicho, hasta pronto...