4 de Noviembre para no olvidar

Esperaba con antelación una jornada informativa intensa: las elecciones en Estados Unidos asi lo ameritaba, y planeaba pasar las últimas horas del día siguiendo el desarrollo de los eventos a traves de la televisión y el internet. Y es que a pesar de que el resultado estaba casi decidido, los desenlaces de las últimas dos elecciones en el vecino país, lo particularmente negativa que ha resultado el mandato del actual Presidente Bush y aunado a el histórico hecho de que un personaje de raza negra accediera a la Casa Blanca ameritaban de manera especial un seguimiento constante a este acontecimiento que no debería sernos tan ajeno.
Ha sido totalmente inesperado en consecuencia la noticia primera de un accidente aéreo en la capital del país, que con el paso del las horas se convirtió en la muerte del Secretario de Gobernación del país, acompañado de otro alto funcionario y varias personas más. Lo que aqui se esperaba una cobertura mediática a las elecciones estadunidenses se volvió la crónica amarga de la tragedia que enluta a la República.
Es contrastante como en la pantalla de la televisión se pasa de la escenas de llamas y consternación, a los rostros de alegría y júbilo que para este momento se repiten por todo el país vecino -y buena parte del mundo- conforme se conoce que el Senador Obama ha logrado lo que parecía solo parte de la ficción: un afroamericano Presidente de la nación más influyente en la escena mundial en las últimas décadas. Y el fenómeno se repite en la internet, donde, mientras que en los medios internacionales el triunfo de Obama es primera plana, en México los medios apenas si dan a la nota un segundo término, sobrepasados ante la cantidad de información que ha generado a partir de la muerte de la mano derecha del Presidente.
Y no, no esperaba una jornada tan intensa, comparada solo con aquellas noches de Julio de 2006 y las elecciones presidenciales, o la toma de posesión del Presidente Calderón, y tal vez recientemente con la destitución en directo del Rector de la Universidad de Guadalajara; pero no recuerdos dos eventos de esta magnitud sucediendo al mismo tiempo, volviendo por eso tan intensa la jornada informativa que se está desarrollando en este momento. Y ya es casi miércoles, y creo que será una noche en que muchos no van a dormir.