Ingrid en México

Ingrid cumplió su promesa de visitar México. Casi seis meses despues de ser liberada de su largo secuestro, la franco colombiana visito la Basílica de Guadalupe para agradecerle la libertad obtenida despues de más de seis años se cautiverio, y al mismo tiempo pedir por los secuestrados que aun quedan en su país y en México. No es para menos, nuestro país se encuentra inmerso en una etapa oscura y violenta, similar a la ya vivida por Colombia, envuelta en la batalla contra el narcotráfico, los paramilitares y las FARC. La Betancourt, mujer polémica, amada por unos y odiadas por otros, se ha convertido en un símbolo de resistencia y de paz. Al margen de sus ideas políticas y personales, abiertamente me declaro su respetuoso admirador y seguidor de su persona y trayectoria, por lo que ella representa.
Bienvenida a México señora Betancourt.