Verte llorar

Fue difícil verte llorar, casi verte caer. Era confuso, me sentí mal por ti, me sentí triste; y sin embargo, era yo quien tenía que ayudarte a no dejarte caer.
Es así de fácil, ni yo te dejo caer a ti, ni tu me dejas caer a mi. Vamos juntos en esto, hasta el final.
Ahora, vamos a construirnos una genuina sonrisa.