No la abras.

Ahora, imaginen el otro lado de la puerta.