Obama Presidente

Este ha sido el día de Obama: Obama Presidente, el primer afroamericano, el que llevó el apellido Hussein a la Casa Blanca, el Presidente más joven en tomar el cargo, el más tecnologizado; el que levanta emociones, el de la ceremonia de protesta más concurrida y, por sobre todos esos datos, el hombre sobre el que se han centrado las esperanzas de millones de personas, no solo estadunidenses.

Tras ocho años de la gris, por decirlo suavemente, época de George W. Bush, somos muchos los que anhelamos un golpe de timón al absurdo destino al que el ya expresidente se emmpeñó en llevar a buena parte del planeta. Despreciado, con una crisis económica y dos guerras a cuestas, con un 11 de Septiembre aun no esclarecido, una política ambiental desastrosa, un conservadurismo que cubrió al vecino país, un legado de mentiras, de ignorancia, de desencanto, Bush es la antítesis de lo que Obama representa hoy.

La ceremonia fue emotiva, la alegría de los presentes contagiaba a través de la pantalla del televisor. Se veían muchos, miles, y otros tantos a través del internet, de la televisión, de la radio... Es innegable el carisma y la fuerza que surgen de este hombre, hasta hace pocos meses un absoluto desconocido y hoy, la encarnación de la Esperanza.

Si, que Dios, o Alá, o como quiera que se llame le ayude. Estoy convencido, las cosas van a mejorar.

Bienvenido Obama, Papi Obama.