Confieso que...

...durante mucho tiempo, creí que las voces de los niños que aparecen en los comerciales televisivos de los pañales Kleen Bebé eran realmente las voces de los niños que aparecían en pantalla. Eso sí que es pecar de inocente.