La visita de Ricardo Martín Bringas

Teníamos varios días en la espera. Sabíamos que llegaría y a la vez dudabamos, no era la primera vez que se nos anunciaba su visita y esta no se concretaba. Y aunque el año pasado ya había realizado una visita, aun asi estábamos entre la certeza y la duda de su visita. Pero esta mañana la inusual actividad en la tienda anunciaba que ahora si, era inminente su llegada. Y así fue como ocurrió. Poco antes del mediodía, la plana mayor de Soriana se hizo presente en la sucursal donde trabajo, encabezados por el Director General y único familiar directo de los fundadores, el señor Ricardo Martín Bringas.

Alto, de piel blanca y caminar calmado, su presencia transtocó la actividad de prácticamente todos en la tienda, y en otras sucursales de la región. En momentos me reía, y en otros me enojaba ante las diversas reacciones de mis compañeros. Unos, (entre los que me incluyo), tratando de tomar la visita como lo que era, una supervisión del dueño a su negocio, sin necesidad de actuar o fingir ante su presencia; los otros, poseídos por un inesperado sentido de responsabilidad y cumplimiento a los lineamientos internos; y otros más, intentando fingir que todo les era indiferente, pero que llegaron a hartarme con su ansiedad mal disfrazada. Parecían niños.

Ricardo Martín Bringas, comitiva incluída, llegó, observó, caminó, me escuchó vocear, -obvio-, y se fue. Y la tienda volvió a respirar. Y de nuevo a la rutina del trabajo. En pocas horas, la visita ya era historia.