Y aún las buscan...

Si algun funcionario federal, estatal, o de algun organismo internacional pide que se aumenten las medidas de higiene para evitar el contagio de la influenza, seguramente será ignorado por el grueso de la población; y qué mejor ejemplo que los montones de geles desinfectantes que lucen abandonados a la entrada de todos los establecimientos.
Pero si a sus bandejas de correo les llega un mensaje, enviado por quién-sabe-quien, donde les dicen que el 27 de Agosto se verán dos lunas, largo se les hace que caiga la noche para estar atentos y ser testigos del espectáculo. Y lo anterior, que puede ser un mal chiste sacado de la televisión, es lo que ocurrió en buena parte del planeta esta semana que termina.
Hace poco más de tres meses recibí el mensaje que me indicaba que la noche del 27 el cielo se iluminaría con dos lunas, fenómeno predicho por los mayas, y un largo bla bla bla que no recuerdo, porque lo borré de inmediato. El asunto pasó a mi rincón del olvido, hasta que vi publicado, en el periódico local, el maravilloso evento estelar. No me contuve, y escribí al reportero para sacarlo de su error, cosa que mencionó en la siguiente edición, aunque con cierta reticencia. Y a partir de ahi, conforme se acercaba la fecha, eran cada vez más las personas que comentaban, preguntaban, murmuraban de las dos lunas.
Y la noche llegó, y se fue. Y aun preguntaban. A pesar de que al algun noticieron aclararon que no era cierto, y que usando el sentido común y la lógica se puede llegar a la conclusión de que esta es una más de la smuchas leyendas urbanas, la gente salió a buscar las dos lunas. Gente con estudios universitarios entre ellos. De miedo.
Y mientras las buscan, seguimos hundidos en la sequía y la crisis, en la guerra al narco, en el atraso social, en la indiferencia a problemas reales.
Síganle buscando.
Por si no las encuentran, se verá más o menos así, ¡jajajajajajaja!