La calle Negrete.

A cuatro años de su partida, hoy comparto este texto de mi papá, sobre la calle de Negrete, en la que ha vivido mi familia paterna desde hace muchos años, y en la que ahora vivo yo. Lo coloco tal cual. Cabe aclarar que fue escrito hace ya algunos años, no preciso cual, por lo que algunas referencias pueden resultar inexactas, pero no son sino los cambios que de esa fecha a la actualidad se han dado.


CALLE NEGRETE.

(Antiguo “Callejón Cagado”)

El Gral. Negrete, en cuyo honor se debe esta calle, tuvo relevante participación en la Batalla de Puebla del 5 de Mayo de 1862, al compartir méritos con los generales: Zaragoza, Berriozábal, Díaz, Lamadrid, Tapia, Álvarez, Carbajal y O'horan. Negrete, con 1200 soldados y dos baterías de campaña y montaña, defendía las alturas y fue quien llevó el peso de la batalla y a quién se debió el triunfo, auxiliado heroicamente por todos sus compañeros, dirigidos certeramente por el Gral. Ignacio Zaragoza (Historia de México. Vol. 9. Pág. 2056) venciendo al ejército francés, el primero del mundo, dirigido por ministro de guerra Lorencez, quién se autoproclamaba "Jefe Supremo de la Nación". "Tenemos sobre los mexicanos tal superioridad de raza, organización, disciplina, moralidad y elevación de sentimientos, que os ruego os dirijáis al emperador que a partir de este momento, y a la cabeza de seis mil soldados, soy el amo de México". Y añadía "estoy convenciendo que la monarquía, como yo lo he escrito, es el sólo gobierno que conviene a México”.

Por ser una calle pequeña, pero de gran interés, describiré la historia de las fincas y de las gentes que las habitaron, y las que actualmente viven.

1° DE MAYO/NEGRETE - NTE.

Inicio en 1° Mayo/Negrete - Nte. Aquí estuvo la enorme residencia propiedad de la familia de D. José Ma. Manzano, hombre ambicioso y sin escrúpulos, amo y señor, dueño de tierras y haciendas de la Región "Del Bajo": El Petacal, San Isidro, Tepozal, el Jazmín, etc. De donde llegaban recuas con mercancías, como la del Sr. Emilio Gómez que tenía 90 burros. En la década de los cuarenta estuvo habitada por la Sra. Ma. Rojas, que fuera sirvienta de la familia Manzano, de aproximadamente 80 años, de impresionante presencia, vestida de negro, con la cabeza cubierta y la cual permanecía sentada durante todo el die en un equipal. En ese tiempo las calles eran empedradas y el tráfico casi nulo. El portón poniente de la finca lo usábamos como portería de fútbol y a veces el balón caía dentro de la casa y ella nos dejaba pasar, momentos que aprovechábamos para comer guayabas, mangos, guayabillas, etc. Fue cuando me di cuenta de las hermosas pinturas ancestrales que adornaban los muros interiores, siendo de grandes proporciones, comparables con las que hay en nuestra hermosa Catedral, así como de las elegantes "carrozas", similares a las que se encuentran en el Museo de la Cd. de Guadalajara. Este antiguo caserón, ocupado actualmente por Farmacia Zapotlán, establecimiento de Banca Promex y un local desocupado con salida al portón mencionado, fue una de las más hermosas residencias del antiguo Zapotlán, tanto por su pinturas, su construcción y la esplendidez de sus ornamentos. Se dice que ahí se comunicaba con los subterráneos del volcán, donde se escondían grandes cargamentos de oro. Cuenta la tradición que esta familia poseía un "familia”, animal demoniaco así llamado, que producía oro en abundancia. Venganzas del pueblo contra las familias ricas que se decía tenían pactos con el diablo para acumular riquezas.

Establo de D. David Castillo: Se encontraba en seguida de la casa anterior, donde el vecindario saboreaba la exquisita leche caliente. D. David, contrajo nupcias con Dña. Cristina Arreola, hermana del célebre zapotlense D. Juan José Arreola. Actualmente es bodega y estacionamiento de Mueblería Olímpica.

Bodega Alcoholera: Anexo se localizaba una enorme bodega, administrada por los Hnos. Guillermo y José Dávalos, cuyo propietario era D. José Ma. Corona, principal distribuidor de toda la región.

Fábrica de Calzado “AGUIMART": Continuando al poniente estuvo instalada la primera fábrica de calzado en gran escala del sur de Jalisco, con aproximadamente 30 trabajadores de ambas sexos y personal especializada como: diseñadores, encorrelladores, cortadores, ensueladores, acabadores, técnicos en máquinas de taller sticher, loksticher, bancos de acabar, laqueadores, cosedores a mano, etc. Aquí estuvo laborando el Sr. Juan Vizcaíno (actual cronista de la Cd.) como ayudante del hormero llamado Librado. Siendo propietarios y dirigentes los señores José y Javier Aguilar Martínez. La mayor producción se exportaba a los Estados Unidos, además del despacho que daba a la calle Reforma. Desgraciadamente debido a una crisis en la lndustria de la piel, se desintegró, trasladándose la mayor parte de trabajadores a Guadalajara. A la fecha aún vive mi tío Javier y algunos de los empleados. La mayor parte de herramienta, hormas, etc. fue donado a la Cd. de los Niños del Padre Cuéllar. Un hotel en construcción abandonado ocupa actualmente este lugar. Finalmente, en esta acera se encontraban bodegas y corrales de las familias Villanueva y Guízar. Instalaciones hoy de empresa gasera y locales comerciales.

NEGRETE/1° DE MAYO SUR.

Terminal de camiones de pasaje y carga: En este lugar estuvo la primera empresa de carga y pasaje (mixto) de toda la región del bajío: el Jazmín, San Gabriel, Tonaya, Zapotitlán, Tuxcacuesco, con conexión hasta Autlán. Fue propiedad de la familia Chávez Preciado y contaba con 4 camiones. En tiempos de lluvias usaban cadenas en las llantas por los lodazales. Estos viajes eran interminables. Los arroyos crecían y había que esperar a que bajaran los cauces provenientes de las montañas circundantes. Anexo a esta terminal había pequeños cuartos, donde se hospedaba la gente de dinero (todavía existen algunos); los demás pernoctaban en el "Mesón de San Pedro", donde estuvo instalado CECOSA.

Peletería "La Paloma": En seguida estuvo instalada la primera peletería de todo el sur de Jalisco, propiedad de mi añorado padre, Ismael Aguilar Martínez. Era una enorme finca en casa habitación, bodegas, corral, además del negocio. En el fondo de la casa, parte del mesón de San Pedro, había un corral con dos grandes "tarjas" (pilas de agua). Mi padre tenía chivos, borregos, guajolotes y gallinas, que eran utilizados en el "tiro al blanco", del Club "Cazadores del Nevado", en su campo de tiro del crucero del "zapote". Posteriormente fue prohibido este tipo de eventos con el fin de evitar el sufrimiento de los animales que quedaban heridos, cambiándolos por siluetas. El negocio de mi padre fue próspero. En la casa había dos grandes corredores donde se celebraban rumbosas fiestas amenizadas por el inolvidable maestro y compositor D. Joaquín Vera, con su orquesta llamada Joaquín Vera y sus Estrellas". Ahí fue donde escuché por vez primera la inolvidable canción del maestro Vera, titulada "Amor Imposible". Recuerdo a una selecta concurrencia de lo mejor de la sociedad, entre los cuales anoto las siguientes personas: Dn. Arturo Moreno Vera, su hermano Alfonso, quien fue presidente municipal de ésta (1949) y propietario de una tenería con la maquinaria más moderna en ese tiempo, al Sr. Salvador Ramírez, director del periódico "Zapotlán", a D. José O. Cueva, director de “EI Azote", a S. Arturo Villanueva, D. Enrique Arreola, etc. Mención especial merece D. Guillermo Ochoa Mendoza, con quién trabajó mi padre y que en una ocasión le dijo: "Ismael, quien iba a pensar que con el tiempo serias persona importante en "Zapotlán". Cabe mencionar que mi abuelo paterno fue también empleado de D. Guillermo Ochoa, desempeñando el cargo de almacenista de la empresa "Mendoza y Cía", localizada en lo que es hoy Plaza Patria. En la celebración de las bodas de oro de mis abuelos paternos, D. Guillermo Ochoa y su esposa, Sra. Carmen Villanueva, fueron los padrinos, siendo la misa en una capilla donde se localiza ahora el Templo de San Pedro Apóstol. El neqocio de mi padre contó con uno de los primeros teléfonos y equipo de oficina moderno. Recuerdo que las madres religiosas del Colegio Silviano Carrillo acudían ahí para hacer uso del equipo. Como lo mencioné, fueron tiempos de gran auge en la fabricación de artículos de piel. Actualmente lo ocupan las fincas 19 y 21, propiedad del Sr. Florentino Velasco y Francisco Ramírez.

Teatro Urquiza: Anexo a la Peletería. Data del año -945. Famoso por su presencia en la comunidad, ya que ahí se realizaban grandes eventos, tanto sociales como culturales, además de sala cinematográfica. Fue además sede de la Unión Nacional Sinarquista, siendo el jefe municipal el Sr. Eulalio ViIIalobos Carreón, propietario del inmueble. Recuerdo una ocasión en que se celebraba una asamblea sinarquista, cuando llegó la policía y cargó con todos los asistentes. Mi padre que estaba observando el operativo, fue llevado también detenido. De inmediato localicé al Dr. Arturo Moreno, persona influyente, y en lo que "canta un gallo" fue dejado en libertad, expresando el Dr. Moreno en son de broma "fuera el jefe de los sinarquistas". Esta propiedad está ocupada por el Sr. Raúl Luna y su esposa, Dña. Mercedes ViIlalobos, hija de D. Eulalio.

Zapatería “AGUIMART”: Existe desde 1950, cuando se cambió de la calle Reforma, atendida por mi prima Gloria Aguilar. A continuación varias propiedades de la familia Aguilar Araiza y Aguilar Velázquez, en una dé las cuales vivieron mis abuelos paternos. En son de broma o de burla, la gente decía que en vez de Negrete, se debería Ilamar Aguilar, por ocupar la mayoría de las propiedades.

Baños La Brisa: Lugar también de relevancia social, ya que ahí se celebraban grandes acontecimientos sociales en sus enormes corredores y en donde se encontraba una hermosa alberca que en la actualidad se usa como aljibe. Fue propiedad de D. Jesús Hernández y ahora de sus sucesores. En seguida un lote baldío propiedad de D. Ramón Soltero y que estuvo ocupado por un aserradero atendido por el Sr. Juan Zepeda, padre del Lic. Juan José Zepeda, en donde desafortunadamente perdió un brazo en un accidente. En la actualidad se encuentran varios negocios comerciales y casas habitación.

D. León Felipe Arreola: Por último casa habitación y negocio del mencionado Sr. Arreola, padre del gran escritor y poeta Zapotlense, Juan José Arreola, que se dedicaba al comercio tipo bazar, donde de chicos vendíamos diferentes objetos. Recuerdo que siempre nos decía: "esto no vale nada, es dinero tirado". Además tenia una fábrica de lejía (jabón de unto) elaborado con desperdicios de chicharrones y grasas. Fue famosa por su buena calidad. Ahora ocupado por Casa Funerales "Santuario", próximo a inaugurarse. Propiedad del Sr. Guillermo Aguilar.

En el mandato del Lic. Carlos Páez Still, a petición de todos los vecinos de esta calle, hubo el proyecto de ampliar esta rúa para continuarla hasta la entonces "Plaza de la Bandera", hoy mercado Municipal. Desgraciadamente, personas retrógradas y fuertes intereses económicos malograron esta magna obra que hubiera repercutido en una mejor vialidad y aspecto de la ciudad. Ojalá y las autoridades actuales retornaran el proyecto y lo llevaran a cabo.

Como toda esta calle colinda con el "arroyo de Los Guayabos", que viene de "Las Peñas", a través de los años hubo varias inundaciones, cundiendo el pánico entre los vecinos, al volcarse el caudal de las aguas hacía el interior de la viviendas, saliendo hasta la calle. Recuerdo que en algunas ocasiones arrastró árboles y ganado en su corriente impetuosa, dañando varios negocios en su trayectoria, sobre todo en la calle Reforma. Afortunadamente en la Administración del Lic. Páez Stille, el cauce total del arroyo, fue debidamente acondicionado y no han vuelto a suceder desgracias, esto aunado al canal hidrológico, en el cual se desvían la mayor parte de las aguas pluviales. Casi todo el arroyo de Las Peñas, colindante con la calle Negrete, así como sus casas, fueron exploradas en busca de tesoros escondidos. Entre los que recuerdo participaron mi padre y D. Francisco Villanueva, que aún vive. Se rumora que en varias fincas fueron encontrados valiosos tesoros. Por último vale la pena mencionar, que como en varias calles del antiguo Zapotlán el Glande, la calle Negrete estaba conectada con túneles naturales que provenían de las inmediaciones del volcán de fuego y que fueron usados por asaltantes de aquellos tiempos para escapar a la acción de la justicia. Tengo la suerte de conocer algunos.

Prof. Ismael Aguilar Velázquez.

Fuentes de Información: Mis propias vivencias, parientes, gente antigua y corno lo mencioné. Historia de México.