Lo confieso: me encantan las de desastre.

Uno de mis grandes placeres inconfesables es el cine de desastres. Es la verdad, me encanta ver como, en la pantalla, se destruye al planeta una y otra vez. Por eso, desde que ví por primera vez el trailer de "2012", largas me parecieron las semanas para ver el nuevo mostruo cinematográfico hollywoodense.

De antemano sabía que vería un espectáculo de efectos especiales, con un argumento pobre, plagado de clichés. Pero a cambio, ver terremotos, erupciones, olas gigantes, desastre por todos lados es suficiente para ir al cine y desconectarse de la rutina.

Y es que desde que hace años vi en la televisón aquella clásica de "Terremoto" (1974), el cine de desastre es uno de los géneros que más me gusta. En la mencionada película, fuí testigo de cómo un megasismo destruía la ciudad de Los Ángeles. Inolvidable la larga escena del sismo, y de cómo una intrincada red de historias personales se tejían alrededor de él.

Años después, "Independence Day" (1996) me llevó al cine al menos seis veces, la escena en que las naves comienzan a destruir las grandes ciudades me quitaba, literalmente, la respiración. De nuevo, el argumento era débil, pero ¿quiéns e fija en eso? el festín visual era inmejorable. Y lo que faltaba... lo mejor estaba por venir. Y de a misma época, recuerdo "Twister" (1996), la de los cazadores de tornados, dejándonos ver como las casas terminaban volando, en un baile en el que participaban vacas, autos, árboles y todo lo que se le atravesara al monstruo climatológico.

Al año siguiente, el protagonista mutó a ser un volcán que arrasa con todo un pueblo. Mucha lava y ceniza, y con una historia más elaborada, "Pico de Dante" (1997) es otra de las que mejor recuerdo. Nada que ver con la otra, "Volcano", que fue decepcionante. Y claro, el desastre del Titanic, en la película del mismo nombre, es otra que bien puede ingresar a mi lista de desastres retratados con la magia del cine.

Pero volviendo a las pelis que de verdad gozo porque destruyen todo, "The day after tomorrow" (2005) se lleva muchas estrellitas, esas megatormentas, los tsunamis enormes arrasando norteamérica, los estadunidenses huyendo a México... y un pretendidmo mensaje sobre el calentamiento global, todo metido a fuerza en una historia ya muy predecible, pero a la que, de nuevo, poco se hace caso ante los efectos mostrados.

Años antes, "Impacto profundo" (1998) ya nos había mostrado lo que son los tsunamis, cuando un asteroide impacta al planeta. Una película bastante entretenida, jugando con la real posibilidad de que algo nos caiga del cielo y nos aplasté. Esta cinta tambien tuvo su gemela fea, "Armageddon", una cinta que más bien parecía una urgencia de hacerle competencia a la primera. Nefasta.

Un poco perdida, "El núcleo" (2003) jugaba con la posibilidad de un repentino cambio en la rotación del planeta, y obvio, un montón de desastres en la superficie. No se porqué esta película me aparece como un recuerdo lejano, tanto que a veces dudo de que haya existido. De no ser por wikipedia, dudaría de su existencia y pensaría que fue uno de los desastres que a veces sueño.

"Presagio" (2009) fue un agradable descubrimiento, ya que aparentemente la cinta es de misterio. Sin embargo, conforme va avanzando, aquello se convierte en una película que tambien viene a terminar con buena parte de lo que conocemos. Ups, espero no haber hablado de más en este párrafo, pues lo anterior se descubre hasta muy adelantada la historia.

Y finalmente, la cinta que dió origen a este recuento, "2012" (2009), que recién vi, y que gozé plenamente, a pesar de que el argumento es cada vez más débil, más predecible. Y no sé que sea, pero todas me gustan en demasía. Ver caer al planeta una y otra vez, o al menos una ciudad, un barco, un país, me llena de adrenalida, me desahoga...

No podría terminar el recuento con otras como "Cloverfield" (2008), "La aventura del Poseidón" (1972)...
No espero comentarios favorables a mi gusto tremendo por el desastre, pero si recomendaciones que enriquezcan esta lista. Espero las suyas.