Inaugurando el año.

A 19 días de que inició el año, apenas hoy cambié de año mentalmente,
Y es que me di cuenta porque, a pesar de que han pasado ya más de dos semanas y de que muchas veces he tecledo en la laptop el "2010" con el que está bautizado numéricamente este año, noté que aun seguía anclado en el 2009 cuando se me pidió escribir mi nombre y la fecha para garantizar cierto trámite en la universidad.
Así, de forma automática comenzé a escribir las letras de mi nombre y apellido, el código interno universitario, y la fecha, terminando con un "2009". Fue en ese momento en que me di cuenta que era la primera vez en que tuve que escribir, de mi puño y letra, el año actual. Corregí mi error, y fue así como di por inaugurado, al fin, este año 2010.