Jornada Mundial contra la homofobia 2010.

El próximo lunes 17 de Mayo se conmemora el Día Internacional contra la homofobia, instituido en esta fecha a raíz de que ese mismo día, en 1990, la homosexualidad fue oficialmente desclasificada como trastorno mental de los manuales diagnósticos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De esa fecha hasta el presente, diversas legislaciones se han ido modificando en buena parte del planeta a favor de los derechos negados a los miembros de la comunidad homosexual. La más reciente, la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en Argentina, y hacia atrás, similar ley en el Distrito Federal, con adopción incluida. Legislaciones parecidas han ocurrido en Noruega, Portugal y Suecia (2009), Sudáfrica (2006), Canadá y España (2005), Bélgica (2003) y los Países Bajos (2001), además de diversas jurisdicciones de los Estados Unidos.

Por otro lado, la discusión sobre si los homosexuales deben tener o no derechos está siendo dejada atrás. Es redundante hablar de derechos humanos y a la vez pretender negárselos a una comunidad que no aporta ni más ni menos que otras. Eso ya no es discusión, y ni siquiera son ya tema las diferentes teorías pseudcientíficas que grupos conservadores y religiosos esgrimen como válidas.

Incluso, La Cámara de Diputados aprobó desde el año 2007 la conmemoración oficial del 17 de Mayo denominándole oficialmente como el Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia. No obstante, lo anterior no se ha hecho oficial por parte del Presidente Calderón al no haber aún publicado lo anterior en el Diario Oficial de la Federación, aunque ya algunos congresos locales han avanzado en el tema, particularmente Michoacán y Tabasco.

No obstante todo lo anterior, en el municipio de Zapotlán el Grande existe un reglamento de policía, vigente desde el año de 2002 -administración panista encabezada por Luis Carlos Leguer Retolaza, y firmada por, entre otros, el actual presidente Municipal Anselmo Ábrica-, en el que, en el capítulo IV (de la contravención a la moral y a las buenas costumbres), artículo 39, inciso IX su artículo ** dice textual: “Se consideran contravenciones a la moral y a las buenas costumbres las siguientes: Realizar practicas Homosexuales en lugares públicos que atenten contra las buenas costumbres y el decoro social”. O lo que es lo mismo, la policía actual es regida por un reglamento que ya huele a viejo, y que no parece estar en sintonía con el actual entorno social. Y que llanamente va en contra de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, que en su artículo noveno prohíbe toda práctica discriminatoria.

Es curioso, mientras que muchos mexicanos se desgarran ante la aprobación de la ley SB 1070 en Arizona, por considerarla discriminatoria –y en lo personal creo que es asi-, ellos mismos callan ante reglamentos como el mencionado. Y cuando se aprueban leyes tendientes a la protección de los derechos humanos de parejas del mismo sexo, asumen la misma postura discriminatoria que tanto critican en otros casos.

La tarea está en manos de los regidores que se asumen como “de izquierda” (entiéndase: PRD y PRI), y si en su interés está, pueden fácilmente elaborar y promulgar un nuevo reglamento que no lesione derechos humanos básicos ni sea igual de discriminatorio que la ley de Arizona que nadie quiere. Es una buena oportunidad para pasar de las palabras a los hechos. Y claro que se puede, el municipio de Puerto Vallarta tenia una situación similar, y gracias a las gestiones del extinto Partido Socialdemócrata (PSD) reformaron su reglamento de policía apenas hace un año.

Al margen de lo anterior, no dejemos pasar de largo una fecha que, por su contenido, está al nivel de las conmemoraciones de los Derechos del Niño y de la Mujer, en aras de una real igualdad social.

*Publicado en "El Juglar", año 3, número 118. Sábado 15 de Mayo de 2010.