#PreguntasQueOdio

Surgido originalmente para Twitter y Facebook, presento una selección de preguntas que comúnmente me son formuladas, y las cuales no suelo responder. Hoy trataré de darles contestación, por única vez.

· "¿Por qué / para qué compras el periódico todos los días?" Para limpiar las ventanas.

· "¿Por qué estás tan flaco?" Pues porque así soy, delgado, ¿o acaso tengo que ser obeso para estar sano?

· "¿Y para qué lees tanto?" Mil veces preferible a estar horas viendo televisión.

· "Por qué no contestas rápido en el Messenger?" Porque suelo estar ocupado en otras cosas. El hecho de que aparezca como ‘Conectado’ no implica que mi atención esté al 100% en el mensajero. Y aplica igual para Facebook y demás espacios en internet.

· “¿Por qué no contestas tu celular pronto?” Pues porque no alcanzo a contestar. O simplemente, porque no quiero.

· "¿Por qué te gusta esa música rara?" Esa música rara me llena más, a diferencia de las muchas melodías no raras, mejor conocidas como populares o banda, que no son otra cosa que composiciones plásticas que no aportan nada. Y si no, escuchen dos horas al menos La Buena Onda.

· "¿Por qué te gusta usar los pantalones rotos?" Y si más roto se pudiera, más los rompía.

· "¿Por qué te bañas otra vez si ya te bañaste?" Y si tres o cuatro veces pudiera bañarme, lo haría, y más en la temporada de calor.

· "¿Por qué sólo te comes dos tortillas?" Porque no me gusta la tortilla, con sus excepciones. Eso de que “sin tortilla no te llenas”, o “sin tortilla ni te sirve la comida” son cuentos que no me trago.

· "¿Me quieres?" Esta pregunta es odiosa con todas sus letras. Pues claro que te quiero, si no, no estaría perdiendo el tiempo a tu lado.

· "¿Y para qué andas con tu cámara por todos lados?" Para tomar fotos por todos lados. ¿O acaso te cansa a ti, si la cargo yo?

· "¿Por qué no vas a misa?" Porque no tiene significado para mi. Asisto en ocasiones que lo ameritan –un funeral, un aniversario-, pero no por la misa, sino por el significado del evento.

· "¿Ya le fuiste a dar gracias a dios?” ¿A cuál dios? Hay muchos. Además, se supone que dios está en todos lados, ¿entonces por qué tengo que ir a un sitio específico a darle gracias?

· “¿Estás enfermo?” Esta teoría ha sido alimentada por mi madre desde que era pequeño. Justo por ser tan delgado, ella ha insistido en que estoy enfermo, razón por la cual me trajo de médico en médico en la infancia. Ella siempre ha creído, firmemente, que estoy desnutrido, y de ahí no la he sacado. Y luego, gracias a los rumores de mi ex, se dijo que estaba infectado de VIH. Lo actual es decir que tengo bulimia o anorexia; ni saben a qué atinarle.

· “¿Por qué tienes poquito cabello”? Porque tengo poco cabello.

· “¿Por qué no te vas a vivir a Guadalajara”? Pues no creo que Guadalajara sea la única ciudad del mundo. Además, no aspiro a estar en una urbe que se va comiendo tu calidad de vida.

· “¿Quieres ser mi novio?” …………