Mi cumpleaños 29.

Hoy he cumplido 29 años. No deja de emocionarme la fecha, y considero cada cumpleaños una forma de Año Nuevo Personal, con nuevos propósitos, renovadas esperanzas, muchas alegrías, los consabidos festejos, y si se puede, algún regalo. Estar vivo, por el solo hecho de estarlo, debe ser motivo de celebración, y con más razón hay que celebrar la fecha en que se ha iniciado el camino.

Pero hoy también ha sido un día triste. Por la mañana, apenas despertaba, fui informado del fallecimiento de mi tía Lupe, la mayor por parte de mi familia materna. Y aunque era una noticia que ya todos esperábamos en la familia, no deja de ser una mala, muy mala y amarga noticia.

Al margen de lo anterior, el hecho de que mi cumpleaños y su fallecimiento hayan coincido no puede sino ser una lección de vida que debe ser leída en su justa dimensión.

Hoy pues, cumplo 29 años. Y lo he pasado entre felicitaciones y pésames. Celebrando pues, la vida y la muerte.