El elefante.




Y corriendo por los pasillos del viejo hospital, me topé con ese viejo y peludo elefante, gris y con su piel gastada, esperándome para tomarme entre su trompa y levantarme para compartir mi alegría. Tenía un hoyo que le atravesaba de lado a lado, se podía ver lo que había tras su enorme lomo.

¿Qué hacía un elefante dentro del enorme y viejo hospital?