Beatriz.

Beatriz es la culpable de que esta sea una mañana deliciosa. Nubes, muchas nubes, y una lluvia que no deja de caer.

Amo estos días nublados, fríos, en que no deja de llover, intermitente, durante todo el día. Amo escuchar mis pisadas en los charcos, ver las calles húmedas, limpias. Amo ver los árboles empapados, las cumbres de los cerros ocultas tras el manto blanco de las nubes. Amo este fríito que ya extrañaba, los hermosos días del verano.