"Ya te he leído..."


Le ví en la televisión, daba una entrevista en FOROtv sobre un tema que me interesa. Busqué su nombre en Facebook y le encontré. Le envié solicitud de amistad. A los pocos minutos la aceptó, y comenzamos a enviarnos mensajes privados. Pocos minutos pasaron para que me pidiera mi cuenta del servicio de mensajería, y antes de 20 minutos, ya manteníamos una fluída charla virtual.

Era de noche, y él se despidió. Antes de hacerlo, me dejó los links de su obra, es un artista plástico. Yo le dije que en un momento haría lo mismo, dejarle el link de este blog y mi galería de fotos en Flickr. Y su respuesta me sorprendió: no era necesario, pues ya me leía desde hace tiempo, e incluso mi blog estaba guardado en sus favoritos.

Sí, fue mucha la sorpresa, pero tambien mi satisfacción, un bonito dulce a mi ego. Y de vez en cuando, no está mal que me dedique una entrada así, un pequeño autoelogio.