Súcubo.

...y sin querer jugamos como nunca lo haremos en la vida real. Nos hicimos nuestros, sin reserva, sin vergüenza, sin pudor y con ese sabor que da la clandestinidad...