Es verdad...

Es verdad, no tengo alma ni corazón. Pero por ti soy capaz de inventármelos.