Ese hombre no se toca. Ni a sí mismo.