"El laberinto somos nosotros mismos".


"El camino siempre sigue mas allá de las cosas, mas allá incluso de nosotros mismos, mas allá del limite de nuestra comprensión, nada se rompe en el universo, nada muere, solo los límites, se desvanecen como una nube cuando les cambiamos el nombre, porque en definitiva, el laberinto somos nosotros mismos".

—Salva Salom Climent.