Mi selección de "Tokio Blues", de Haruki Murakami.

«¿Por qué te gusta siempre este tipo de personas?. Todos somos personas que nos hemos doblado en algún punto, que nos hemos torcido, que no hemos podido mantenernos a flote y nos hemos hundido de prisa. A todos nos ha ocurrido lo mismo. ¿Por qué no te gusta la gente corriente?»

— Haruki Murakami, Tokio Blues.


«- Eso no lo tienes muy claro, ¿verdad? No se trata de lo que pueda suceder. En este mundo hay a quien le gusta saber los horarios de los medios de transporte y se pasa el día comprobándolos. También hay quien hace barcos de un metro de largo encolando palillos. Por lo tanto, no es tan raro que haya por lo menos una persona que quiera entenderte, ¿no te parece?
- ¿Cómo una especie de pasatiempo?
- Si quieres, puedes llamarlo así. En general las personas lo llaman simpatía o amor, pero si tú quieres llamarlo pasatiempo puedes hacerlo».

— Haruki Murakami, Tokio Blues.


«Lo que nos hace personas normales es saber que no somos normales».

— Haruki Murakami, Tokio Blues.


«Si la compasión bastara para limpiar la mierda, yo me compadecería cincuenta veces más que cualquiera de ellos. Hablar es muy fácil. Lo importante es limpiar la mierda o no hacerlo».

— Haruki Murakami, Tokio Blues.


«¿Cuántas decenas, no, centenares de domingos como éste me quedan por vivir?».

— Haruki Murakami, Tokio Blues.


«Las cartas no son más que un trozo de papel. Aunque se quemen, en el corazón siempre queda lo que tiene que quedar; por más que las guardes, lo que no debe quedar desaparece».

— Haruki Murakami, Tokio Blues.