Los cabos sueltos terminarán ahorcándonos.