Hay personas que, para sobrevivir, se aferran a la mano de su verdugo.

Hay personas que, para sobrevivir, se aferran a la mano de su verdugo.