La crisis nos alcanza...

Hace apenas unos días hablaba de la relación que guardo con Público (ver aqui), mencionaba la costumbre, casi rito que mantengo día a día, de ir a comprar mi periódico y leerlo, de sentirme ya familiarizado con los que, día a día, son responsables de lanzar a la calle la edición de mi medio informativo más cercano. Por todo lo anterior, enterarme hoy del recorte de casi 60 personas, incluídos reporteros, ha sido para mi mala noticia. La crisis del dinero nos está alcanzando peligrosamente, y ahora es un medio emblemático el que ha tenido que soltar peso para seguir avanzando. Es una pena que se esté llegando a este punto de tener que prescindir del capital humano, en aras de salvaguardarse del catarrito financiero que el mundo padece hace meses ya.
Mañana, en mi hora de comida, iré a comprar, como todos los días, mi edición de Público, y lo haré con más ganas que hoy; y lo mismo mañana, y el sábado, y el domingo, y...